14.3 (IV) Razón adversa y Razón propicia

 


         IV. “Quien se lamenta de la naturaleza del mundo no sabe lo que hace y hasta dónde llega su osadía. Lo que sucede es que desconoce el orden continuado de las cosas, de las primeras a las segundas, después a las terceras, y así hasta las últimas, y no sabe que no es preciso insultar a unos seres porque sean inferiores a los primeros, en cambio, hay que aceptar con dulzura la naturaleza de todos los seres”[1]. Y, en ese “orden continuado de las cosas”: “más allá de los sentidos están sus objetos, y más allá de los objetos está la mente. Más allá de la mente está la razón pura, y más allá de la razón está el Espíritu en el hombre. Más allá del Espíritu en el hombre está el Espíritu del universo, y más allá está Dios[2], el Espíritu Supremo. No hay nada más allá de Dios: Él es el final del camino. La luz del Atman[3], el Espíritu, es invisible, oculta en todos los seres. Es vista por los que ven lo sutil, cuando su visión es aguda y clara. Los juiciosos deberían renunciar al habla a cambio de la mente, a la mente a cambio del Sí mismo que conoce, al Sí mismo que conoce a cambio del Espíritu del universo y al Espíritu del universo a cambio del Espíritu de la paz. ¡Despertad, alzaos! ¡Aspirad a lo más Alto y estad en la Luz! Los sabios dicen que el camino es estrecho y difícil de andar, estrecho como el filo de una cuchilla” (Katha Up 3).

         Conoce bien este orden en el Todo y no habrá caos alguno en tu Ser. Recuerda siempre que no existe nada fuera de Dios, que “en Él vivimos, nos movemos y existimos” (HA 17:28), en la capa del Cielo o en cualquiera de las capas por debajo del Cielo (Tao 34), y que “el sabio vive en armonía con todo lo que está bajo la capa del Cielo, viendo todas las cosas como si fueran él mismo” (Tao 49), porque Dios Todo, OMnipotente, OMnisciente y OMnipresente, “es un Ser Vivo y Libremente Creador (“la Única Sustancia Real y Única Realidad”[4]) … Dichoso el que puede leer en las estrellas el mensaje que encierran, un mensaje de una autoridad a la medida de quien lo ha escrito, digno de recompensar al investigador su tenacidad y su habilidad, pero invitándole a la vez, a reconocer a Aquél que da la Verdad y la Vida y establece Su morada en el corazón de los que le adoran y le aman”[5] (BG 9:29, Jn 14:25).

         Conoce bien el Orden Perfecto, en Espíritu y en Verdad: conócete a ti mismo, al Universo y a Dios, para que puedas negarte a ti mismo como el Todo (BG 18:22) o como pieza independiente, dividida y separada del Todo (BG 18:21) y puedas vivir el Ser Total que, siendo parte indivisible del Todo, es también el Todo del que forma parte por participación en Su Divinidad Eterna e Infinita (BG 18:20, Jn 14:28;14:11;10:30;14:12;17:21). En este conocimiento espiritual y permanentemente consciente, “ningún paso en es falso y no hay peligros que acechen” (BG 2:40), pues, del mismo modo que “donde está el cadáver, ahí se reúnen los buitres” (Mt 24:28) y “donde abundan los bienes materiales, ahí abundan los parásitos” (Ecl 5:10), “cuando la Luz de Dios se enciende en el corazón, los pies de los ladrones desaparecen”[6] (Jn 8: 1-11, 6:66) y sólo queda lo que es alimento para el alma en el Camino de Perfección que lleva al Padre.

         “A vosotros se os ha dado a conocer el Reino de Dios, pero a los de fuera todo les llega en parábolas, para que <<mirando miren y no vean, oyendo oigan y no entiendan; no sea que se conviertan y sean perdonados>> (Mc 4:11-12 en relación con Is 6:9). “Entrad por la puerta estrecha; que es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por él. Y es estrecha la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y son pocos los que lo hallan” (Mt 7:13-14). “No temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma, temed más bien al que puede perder alma y cuerpo en el infierno” (Mt 10:28). “Buscad a Dios mientras se deja hallar” (Is 55:6). Así pues, “antes de que el polvo vuelva a la tierra como vino, que el aliento se torne a Dios que lo dio” (Ecl 12:7). Conoce “lo que debemos cultivar, escuchar, meditar y atender. Cultívalo, contémplalo, escúchalo, medítalo, y llegarás a comprenderlo todo” (Brhad Up 2, Gn 2:15).


[1] Plot: Cap 6.

[2] En el Katha Upanishad el Espíritu Supremo es llamado Purusha; en el Corán, Alá; en la Torá, Yahvé, El Saddai, ….; en otros libros sagrados, Brahman, Tao, …, pero siempre ES ¡Dios Altísimo!

[3] A pesar de las innumerables connotaciones del término Atman, nos referiremos siempre a Él como al alma viva y despierta o Ser Total no privado de ningún atributo de la plenitud de Dios (Col 3:19) por estar habitada por el Espíritu de Dios Altísimo, a diferencia del alma dormida o el alma muerta. El Atman es, pues, en el sentido de estas publicaciones, Dios en Su Presencia plena en el interior del Hombre de Dios y del Universo (el Ser) del Hombre de Dios que ha hecho de su alma Amor Puro, única morada en la que habita Dios Altísimo. Teresa de Jesús lo expresaba diciendo “Es cosa admirable que quien llenara mil mundos se encierre en una cosa tan pequeña como el alma” (“Camino de Perfección” 28:11); Jesucristo, diciendo que “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará; y vendremos a él y haremos en él nuestra morada …/… y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado” (Jn 14:23-24); Krishna, diciendo que “Para todos los seres YOSOY el mismo y mi amor siempre es el mismo, pero quienes me adoran con devoción están (son) en mí y Yo en ellos” (BG 9:29).

[4] CS: Cap 4, Sutra 12; TU; Col 2:17.

[5] Pío XII: Discurso de 20 de mayo de 1957 (CE1447).

[6] NN: Cap 8.






Entradas populares de este blog

6 (I) La Libertad: Nacimiento a la Causalidad de la Causa de lo Existenciable en lo Eterno

1 (y III) El esclavo no sabe lo que hace su Señor

1 (I) El esclavo no sabe lo que hace su Señor